Galería de la Academia: la sala del Coloso

Salacolosseo

Cuando se habla de la Galería de la Academia de Florencia, nuestro pensamiento se dirige directamente al David y a las poderosas esculturas de Miguel Ángel. En realidad, el museo cuenta también con otras obras maestras que definitivamente vale la pena admirar.

La Sala del Coloso, la primera que da la bienvenida a los visitantes, por ejemplo, acoge un núcleo de pinturas del siglo XV y de principios del siglo XVI. El nombre de la sala se refiere a uno de los modelos de yeso de los Dioscuros de Montecavallo expuestos aquí hasta el inicio del siglo XX.

Hoy en día la sala cuenta en el centro con un modelo de yeso de Giambologna para el Rapto de las Sabinas, cuyo original se encuentra en la Piazza della Signoria bajo la Loggia dei Lanzi. Las paredes de la sala están cubiertas con pinturas que datan de los siglos XV y XVI, muchas de las cuales provienen de iglesias y conventos en Florencia, de artistas como Paolo Uccello, Botticelli, Domenico Ghirlandaio y Perugino.

Compra billetes en línea

En la pared derecha hay la Tebaida de Paolo Uccello, obras tempranas de Sandro Botticelli y cuadros a temas sagrados. En ubicación central es imposible no notar el Cassone Adimari (alrededor de 1450) atribuido a Scheggia y que representa a una procesión nupcial que tiene lugar en las calles de Florencia.

A su izquierda se puede ver una obra pequeña pero rica en detalles preciosos, que es la Virgen del Mar atribuida a Botticelli y procedente del convento de Santa Felicita. Al lado hay otra obra de Botticelli, la obra temprana la Virgen con el Niño con San Juan y dos ángeles, donde se pueden ver signos claros de la influencia del estilo de su maestro Filippo Lippi.

La pared izquierda por contrario acoge seis retablos que muestran el desarrollo de la pintura florentina del siglo XV, incluyendo el famoso Retablo del Trebbio de Sandro Botticelli probablemente encargado por Pierfrancesco Medici y procedente de la villa Medici del Trebbio.

Desde Diciembre 2013 también se puede admirar la recomposición parcial del gran retablo pintado por Pietro Perugino en 1500 para el altar mayor de la abadía benedictina de Vallombrosa que representa la Asunción de la Virgen entre ángeles y Dios Padre, con cuatro santos. Al lado del Retablo hay la Resurrección de Raffaellino del Garbo y una Deposición de Cristo de la Cruz empezada por Filippino Lippinella y luego terminada por Perugino a su muerte.

Compra billetes en línea