Homenaje al Maestro Piero Tosi - El arte de trajes de escena en la Galería de Vestuario de Palazzo Pitti

tosi pitti

La Galería de Vestuario de Palazzo Pitti dedica hasta el próximo 11 de Enero una exposición a uno de los más grandes maestros de la creatividad italiana al servicio del cine, el diseñador de vestuario Piero Tosi, ganador en 2013 del premio Oscar honorífico por su carrera y por ser “(…) un visionario cuyos trajes incomparables sobrepasan el tiempo haciendo vivir el arte en las películas”.

El maestro trabajó como diseñador de vestuario, pero ha tenido éxito principalmente en el cine junto a grandes directores, incluido Luchino Visconti, Vittorio De Sica, Mauro Bolognini, Liliana Cavani, Franco Zeffirelli y Pier Paolo Pasolini.

Para la realización de sus costumbres Tosi ha utilizado sastrerías teatrales como la de Umberto Tirelli, con la que la colaboración está todavía en curso. La ropa que se exhiben son unas quince y son una importante donación de trajes históricos y vestuario de teatro y de cine hecha justo por Umberto Tirelli en 1986 donde se notan los trajes de Medea (de la película Medea dirigida por Pier Paolo Pasolini, con Maria Callas), los de Elisabetta (de la película Ludwig dirigida por Luchino Visconti con Romy Schneider), y de Giuliana Hermil (de la película L’innocente dirigida por Luchino Visconti con Laura Antonelli). También hay trajes que han adornado películas como La verdadera historia de la Signora della Camelie de Mauro Bolognini, Al di là del bene e del male de Liliana Cavani, La Traviata de Franco Zeffirelli, Il malato immaginario de Tonino Cervi y La locandiera de Giorgio De Lullo.

Compra billetes en línea

Son quince trajes llevados por grandes actores y actrices en películas que se consideran obras maestras de la cinematografía; trajes que son mucho más que simple ropa. Los llevados por la hermosa Romy Schneider en Ludwig por ejemplo, muestran una elegancia un poco militarista típica de la época Austro-Húngara. Aquí para conseguir el efecto antiguo buscado por Visconti, los tejidos utilizados para la ropa fueron nada menos que sometidos a numerosos tratamientos que les hicieron lucientes lo suficiente para reflejar la luz. Igualmente evocadores son la ropa utilizada por Laura Antonelli en L’innocente, basado en la novela homónima de D’annunzio y vinculado a un decadentismo exasperado, inspirada en el alto mundo parisino de Proust. El vestuario de Medea de Pasolini, llevado por la inolvidable Maria Callas, tiene en sí todo el sabor de la civilización arcaica y tribal entre medallas brillantes y pendientes de filigrana. En Il malato immaginario y en La Locandiera prevalece un siglo XVIII veneciano un poco vulgar, mientras que en La Signora delle Camelie reorganizada por Mauro Bolognini aparece en su totalidad el siglo XIX libertino.

Hasta el 11 de Enero entonces hay una razón más para visitar la Galería de Vestuario de Florencia, una selección de trajes que, como afirma la Superintendente del Polo Museale Fiorentino Cristina Acidini, “no sólo representa la famosa creatividad de Tosi en una variedad de edades y tipos, sino también nos lleva a través de las mejores películas de los más grandes directores italianos del siglo XX”.

Compra billetes en línea