La nariz del David

naso david michelangelo

Símbolo de Florencia y obra de belleza extraordinaria, el David de Michelangelo, ubicado en la Galería de la Academia, es una de las obras más famosas y admiradas del mundo. Sobre la estatua circulan numerosas historias originales, una en particular, la que les contamos hoy, se refiere a su hermosa nariz.

Era sobre el 1504 y el joven Michelangelo Buonarroti estaba terminando su obra maestra, una escultura de mármol de más de 4 metros de altura que representaba el David, el héroe bíblico que venció al gigante Goliat con una honda, liberando a Israel de los Filisteos. La estatua representaba Florencia y se convirtió en su símbolo y luego, antes de que fuera expuesta, el gonfaloniero de la República, Piero Soderini, decidió visitar Michelangelo, comprobar su trabajo y echar un vistazo a la estatua.

Compra billetes en línea

En esa ocasión Soderini no pudo abstenerse de hacer un comentario crítico: la nariz del David le parecía demasiado grande, pero si el escultor había logrado reducirla un poco sin duda la obra en su conjunto resultaría más bella y armoniosa. En resumen, él criticó nada menos que Michelangelo.

Michelangelo es conocido, así como por su habilidad, también por su mal temperamento, pero en esa circunstancia particular, él logró ser diplomático. Entonces se acercó a la estatua para seguir las instrucciones de Soderini y disminuir la nariz. Pero antes de subir en la escala, junto con el cincel, también cogió un puñado de polvo y unas piezas de mármol. Se subió la escalera y pretendió cincelar la nariz, arrojando al suelo el polvo recogido. Luego se volvió hacia Soderini preguntandole si la nariz tenía ahora el tamaño más proporcionado. El gonfaloniero dijo que sí y tomó para sí el mérito de haber perfeccionado el ya perfecto David.

Compra billetes en línea