Lo mejor de la Val D'Orcia

val dorcia

Al cerrar los ojos, imaginamos un paisaje toscano - el clásico, con el cielo azul y las dulces colinas salpicadas de olivos o filas de viñas qu terminan en campos de trigo movido por el viento - justo esa imagen ahí es la perfecta fotografía de la Val D’Orcia.

Esta es un área quizás un poco menos conocida que la famosa zona de Chianti, pero tan extraordinaria que ha ganado la designación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004. La Val d’Orcia se extiende entre las provincias de Siena y Grosseto. Es la base ideal para unas vacaciones en la Toscana, llena de característicos y excelentes alojamientos.

De la granja al B&B, del hotel a la casa de vacanciones, los alojamientos aquí son muchos y se adaptan a las diferentes necesidades de cada uno. La solución de la granja en este caso resulta ser la mejor, la que ofrece a los visitantes la oportunidad de vivir en estrecho contacto con esta extraordinaria naturaleza, relajandose en la piscina, sino también practicando la equitación, disfrutando de largos paseos exploratorios y de las delicias culinarias de la zona.

Durante unas vacaciones en Toscana, y especialmente en la Val D’Orcia, uno no debe dejar de visitar los pequeños pueblos con encanto que salpican la zona: Montepulciano, Pienza y Montalcino.

Moltepulciano es uno de los pueblos más característicos de la Toscana, aquí se produce el famoso Vino Nobile di Montepulciano. Un paseo por las calles del pueblo por lo tanto terminará necesariamente con una buena degustación de vino, tal vez acompañado por embutidos de cinta senese. No se olviden de comprar también alguna botella de vino para beber luego regresando a la granja o en casa recordando las vacaciones.

Otro característico país de la Val D’Orcia conocido en todo el mundo por su valioso vino es Montalcino, caracterizado por una fortaleza que se remonta al siglo XIV desde donde se puede disfrutar de una vista impresionante sobre el valle. Aquí también el día termina en una mesa bebiendo una copa de Brunello, producido justo en las bodegas por aquí. Pero ahora pasamos del vino al queso.

Pienza, otro de estos preciosos pueblos de la Val D’orcia, de hecho es conocida por su queso "pecorino". Caminando por las calles del país se encuentran decenas de tiendas con muchissimos tipos diferentes de "pecorino", más o menos curado o con sabor a trufa, pimienta, hierbas, vino y otros. En la plaza principal se encuentra el Palazzo Piccolomini, uno de los primeros ejemplos de arquitectura Renacentista, con un jardín pequeño y encantador que ofrece una impresionante vista sobre la Val d'Orcia.

Entre las maravillas que ofrece esta zona, hay también las aguas termales. No se pierda entonces una última parada en las aguas termales naturales Bagni San Filippo, unas piscinas naturales al aire libre rodeadas de bosques e vegetación.