Todo el mundo en máscara para el Carnaval de Venecia

venezia carnevale

El Carnaval de Venecia es sin duda uno de los más famosos y queridos, tanto en Italia como en el extranjero. Cada año las calles de la fascinante ciudad lagunar se llenan de máscaras únicas, coloridas y elaboradas, y, con ellas, también de turistas de todo el mundo.

El Carnaval de Venecia tuvo sus orígines en el siglo XII, cuando las máscaras se utilizaban para ocultar los rostros de la gente y así eliminar, al menos por unas semanas al año, las diferencias entre los nobles y la gente común. Hoy es una fiesta para todas las edades, con bailes de máscaras, conmemoraciones históricas y muchos desfiles que dan vida a la mágica atmósfera de la Venecia del siglo XVIII.

Para participar plenamente en este evento extraordinario, primero debe equiparse con una máscara veneciana tradicional. Por eso hay varias tiendas tradicionales de "mascareri" y artesanos que, afortunadamente, aún mantienen viva esta larga y valiosa tradición.

Luego hay que encontrar el lugar adecuado donde alojarse. Ahora, todo el mundo sabe que Venecia, al sera una ciudad turística, ya ofrece una gran cantidad de alternativas, algunas muy lujosas y particulares, dentro de palacios antiguos que se asoman a los pintorescos canales cruzados por las góndolas. Si ya durante todo el año, Venecia es una ciudad notablemente muy cara, los precios de los alojamientos suben aún más durante el período, muy popular, del Carnaval.

Vamos a ver cómo elegir entre las alternativas. En primer lugar siendo Venecia una ciudad bastante pequeña y que se puede visitar a pie, no hay problemas de zonas, en pocas palabras se puede casi siempre estar seguros. Incluso los barrios más periféricos nunca están demasiado lejos de las zonas de interés cultural que son siempre bien accesibles, de hecho, a pie.

Luego se puede elegir entre diferentes tipos de estructuras:

  • hoteles: para aquellos que buscan unas vacaciones confortables y en completa autonomía, las normas de calidad son siempre bastante elevadas;
  • bed and breakfast: perfectos para aquellos que aman una acogida más familiar;
  • hostales: frecuentados principalmente por los jóvenes;
  • conventos e instituciones religiosas: abren sus puertas a los turistas a buenos precios pero piden de cumplir con reglas un poco restrictivas (como un toque de queda obligatorio);
  • casa de campo: aquí la relación directa con los gerentes siempre va acompañada por el placer de la buena comida;
  • villas de lujo: se pueden alquilar en su totalidad o en parte.

Quién querría ahorrar un poco, tenga en cuenta que los precios son siempre un poco más altos el fin de semana pero que, por otro lado, manteniendo un ojo en las ofertas last minute se puede siempre ahorrar algo. La alternativa Mestre luego sigue siendo válida. Aquí los precios bajan significativamente y las conexiones son siempre rápidas y eficientes.

Para disfrutar plenamente, y unir los festejos del Carnaval a la relajación de las termas, no olvidamos que lugares como Abano y Montegrotto Terme, en el corazón de las Colinas Euganeas, están a sólo media hora en tren de Venecia...