Una visita a Pienza, el pueblo del queso de oveja

pecorino pienza

La Toscana es conocida en todo el mundo por sus delicias culinarias, sobre todo el queso y especialmente el queso de oveja. Uno de los mejores en Toscana, y también el más conocido, es sin duda el de Pienza. Si ustedes son aficionados de queso entonces, ¿por qué no pensar en unas vacaciones en Pienza, cerca de Siena donde la naturaleza se funde con la historia antigua y con los maravillosos sabores toscanos? Unas vacaciones en una casa de campo en Pienza seguramente le dará la oportunidad de descubrir paisajes extraordinarios y deliciosos sabores de la región, en primer lugar el del queso de oveja.

Las orígenes del queso de oveja de Pienza tienen sus raíces en la historia más antigua. Los primeros vestigios de este tipo de queso parecen remontarse al Neolítico. Luego fue Plinio el Viejo a decirnos de cómo los Etruscos hicieron grandes y sabrosos quesos de oveja enteros.

El queso de oveja de Pienza es un queso con un sabor particular, esto porque viene de la leche producida a partir de ovejas que pastan en las famosas “crete”, suelos arcillosos típicos de la Val d’Orcia. Aquí crece una mezcla de hierbas aromáticas como la ajedrea, la menta, el tomillo, que infunden en la leche su aroma típico haciendo inconfundible el sabor del queso.

Hay diferentes tipos de queso de oveja: el fresco, con 30 días de maduración, que es delicado y dulce; el medio-maduro, con 2 meses de maduración, dulce y moderadamente aromático; el maduro, con una maduración que va desde 2 a 4 meses que se caracteriza por una pasta consistente y un gusto más sabroso.

El queso de oveja de Pienza se puede disfrutar solo o, aún mejor, acompañado por una selección de miel y mermeladas, con el buen pan toscano y los deliciosos embutidos de la región.

Pero en Pienza las atracciones no son sólo culinarias. De hecho es un hermoso pueblo renacentista que domina la Val d’Orcia, situado a 20 km de Montalcino y a unos pocos km de Montepulciano en la maravillosa región de la Val d'Orcia, entre suaves colinas y unas vistas impresionantes.

Este pueblo encantador es sobre todo conocido como una creación del gran humanista Enea Silvio Piccolomini, que se convirtió en Papa Pio II. Él tenía los medios económicos y la influencia necesaria para transformar su humilde pueblo natal, Corsignano, en la ciudad utópica, que se suponía iba a encarnar los principios y la filosofía de la edad clásica y del gran Renacimiento italiano.

El proyecto fue encargado al arquitecto Bernardo dicho el Rossellino, bajo la dirección del gran humanista Leon Battista Alberti. El resultado fue un complejo de edificios hermosos y armoniosos como la Catedral, la residencia papal (Palazzo Piccolomini), el Ayuntamiento, y la plaza central.

Pienza es también un excelente punto de partida para visitar la Val d'Orcia alojando en una casa de campo o en una casa de vacaciones. De hecho es situada a pocos km de Montalcino, San Quirico d'Orcia, Montepulciano y Bagno Vignoni conocida por sus aguas termales.