Villa San Michele en Fiesole, el hotel más hermoso en el mundo

Villa san michele

Villa San Michele en Fiesole, cinco estrellas de lujo, siempre ha sido considerado como uno de los mejores hoteles en Florencia así como uno de los lugares más románticos del mundo. Ahora sin embargo podemos decir con toda seguridad que este es aún el hotel más  hermoso del mundo.

El antiguo hotel de Fiesole, de hecho, ha sido recientemente premiado a Madrid por Conde’ Nast Traveler Spagna de Titti Giuliani Foti como el hotel fuera de la ciudad mejor del mundo. La revista especializada en viajes ha recogido cuestionarios de todos los hoteles del mundo y Villa San Michele ha sido el ganador sobre más de sesenta mil lectores, reportado como el mejor precisamente por sus clientes.

Ya el año pasado el hotel había sido reportado por la misma revista como el número uno en Europa, y ya era una buenissima meta. Además, ¿cómo negar la extraordinaria belleza de este lugar? Desde lo alto de la collina de Fiesole, en una posición panorámica, este antiguo monasterio, rodeado de jardines en terrazas, domina toda la ciudad de Florencia y el valle del Arno.

La fachada del edificio remonta al siglo XV y se atribuye a nada menos que uno de los mayores exponentes del Renacimiento italiano, Miguel Ángel. La perfección de las formas del Renacimiento se puede respirar en cualquier parte del edificio, en detalles arquitectónicos que se han conservado intactos. Como las pequeñas y robustas puertas de madera con cerraduras de metal en las que fueron las celdas de los monjes. Una vez indudablemente espartanas, estas celdas han sido transformadas en habitaciones de lujo, equipadas con todas las comodidades modernas y decoradas con muebles y detalles antiguos.

Entre las suites, la Michelangelo, que se extiende a lo largo de la fachada de la villa y que disfruta de unas vistas realmente espectaculares sobre Florencia y sobre el campo, fue elegida nada menos por Napoleón como su cuartel general.

Aquí, rodeados por el campo toscano, reina la paz. Ustedes pueden relajarse en la piscina o pasear afuera entre los aromas de los limones y de las rosas del jardín a la italiana. Además los amantes de la cocina y de la gastronomía pueden tomar cursos de cocina impartidos por renombrados y famosos chefs.

En el restaurante del hotel, La Loggia, se pueden degustar los mejores platos de la cocina típica toscana. Luego en los meses de verano, se puede también cenar al aire libre, en el hermoso porche del antiguo monasterio, que ofrece una vista extraordinaria.

Es un lujo que sin duda no todo el mundo puede permitirse, pero para quien tiene la posibilidad será seguramente una experiencia inolvidable. A lo mejor, ustedes podrán siempre disfrutar de un cóctel en el bar con vistas a Florencia.