Dormir ecológico en Florencia

fattoria pogni

Las estructuras receptivas pueden tener un impacto ambiental significativo, esto ya sabes. Pero también es verdad que hay más interés en lo que respecta a la contención del derroche energético, junto con una creciente toma de conciencia del impacto ambiental de nuestros hábitos de la vida cotidiana. Esto es válido para la casa, el coche, el estilo de vida y también para los viajes.

Entonces hoteles, casas rurales, campings, B&B y otras estructuras turísticas han comenzado a adoptar algunas medidas para minimizar lo más posible el impacto ambiental de sus actividades. ¿Cómo? Con tecnologías de bajo impacto ambiental, el uso de energía procedente de fuentes renovables y productos a km 0. En el área de Florencia ya hay muchas estructuras que van en la dirección de protección ambiental conciliando así sus actividades con el desarrollo sostenible.

Reducir los impactos ambientales causados por las actividades turísticas, aumentar la conciencia de los turistas e implicar también las empresas y las autoridades en opciones más sostenibles es lo que estas estructuras han decidido hacer, comenzando con una profunda renovación de los edificios para ofecer a sus huéspedes unas vacaciones todas ecológicas.

Naturaleza y platos tradicionales locales son dos de los ingredientes básicos para un turismo ecológico y sostenible, amigo del ambiente. Luego para una estancia de bajo impacto también se puede intervenir en la iluminación, agua caliente, calefacción y aire acondicionado, en el hotel así como en el camping.

El Hotel Kursaal & Ausonia, por ejemplo, situado en el centro de Florencia, ha sido renovado y equipado con sistemas ecológicos de ahorro energético: un sistema de calefacción/aire acondicionado que recicla la energía residual para generar agua caliente. La iluminación se realiza con lámparas de bajo consumo o LED; el consumo de agua se optimiza a través de dispositivos que mezclan aire con agua. Todas las habitaciones están equipadas con un dispositivo que automáticamente elimina la electricidad cuando ustedes salen. La limpieza se realiza con productos ecológicos biodegradables al 98% y con una máquina de vapor. En los grandes contenedores en los pasillos todos están invitados a separar los residuos. Por fin, se invita a los huéspedes a decidir por sí mismos cuándo hay que cambiar la ropa de cama, evitando el derroche. El ahorro de este modo luego se dona a causas importantes, por ejemplo este año será donado a FAI para la restauración y recuperación de nuestro patrimonio ambiental y cultural.

El Bio B&B Villa Medicea Lappeggi en Bagno a Ripoli se encuentra dentro de una Villa de 1400 pertenecida a la familia Medici. Aquí todos los productos utilizados son bio, locales y de cadena corta, se hace la recogida selectiva en todas las habitaciones, el agua viene de fuentes comunales de alta calidad, se utiliza papel reciclado, los productos para el desayuno son de la agricultura biológica, la fruta es siempre de temporada, la leche biológica, yogurt y pan son caseros, los jabones son naturales y ecológicos y las bombillas son de bajo consumo.

La casa rural Agriturismo Fattoria Pogni luego puede realmente presumir de ser una de las pocas casas rurales 100% eco-compatible y energéticamente autosuficiente, que utiliza sólo energía renovable para el agroturismo. La energía útil al calentamiento de agua y de todas las habitaciones durante el invierno, es proporcionada por un sistema que trabaja por virutas de madera, obtenido mediante la recuperación de la madera de poda. La energía útil para producir electricidad es proporcionada por un sistema en el suelo de paneles fotovoltaicos, realizado respetando la bellezza y la naturalidad del lugar.

Estos son sólo algunos ejemplos, de hecho hay muchas estructuras que hoy en Toscana han decidido de casarse con una filosofía de vida basada en un profundo respeto por la naturaleza y el ambiente para mejorar y preservar su bellezza y vitalidad.