Norma y Capriccio en la Galería de los Oficios

Norma e Capriccio

La Galería de los Oficios alberga del 5 de Marzo hasta el 26 de Mayo la exposición "Norma y Capriccio. Españoles en Italia a los inicios de la Manera Moderna”, dedicada a los artistas españoles que han vivido y trabajado en Italia entre Florencia, Roma y Nápoles a principios del siglo XVI participando personalmente en la intensa actividad cultural en aquellos años.

De inspiración para este particular evento fueron las palabras de Michelangelo Buonarroti reportadas por Francisco De Hollanda en los Diálogos romanos: "Así también declaro que ningún país y ningún pueblo (con la excepción de uno o dos españoles) puede asimilar perfectamente ni imitar la manera italiana de pintar (que es la de la antigua Grecia), sin ser inmediatamente reconocido fácilmente por extranjero, no importa cuántos esfuerzos y trabajos".

Entre estas personalidades que Buonarroti mencionaba, se pueden reconocer figuras del calibre de Alonso Berruguete, Pedro Fernández, Pedro Manchuca, Diego de Silóe, Bartolomé Ordóñez. Todos ellos son personajes unidos por un origen común de la península ibérica sino también por un profundo deseo de confrontación y por esto empujados al viaje. Además son todos personajes que han logrado establecerse como algunos de los más grandes artistas del Manierismo en Europa.

Lo que se analiza en esta exposición es la relación entre estos artistas de origen ibérica y los grandes artistas italianos del siglo XVI. Fueron de hecho justo los italianos a reconocer a los ibéricos una posición importante en la escena artística internacional en aquellos años.

Compra billetes en línea

La exposición se divide en cuatro secciones que crean una división geográfica y que acercan las obras de estos artistas a la producción italiana. En la primera sección nos encontramos Florencia y el período italiano de Alonso Berruguete, estudiado y profundizado por los historiadores y críticos de arte italianos Roberto Longhi y Federico Zeri. Las obras del artista se muestran así en toda su modernidad y se acercan a artistas italianos de la misma época como Andrea del Sarto, Rosso, Potormo y Jacopo Sansovino. De esta manera es interesante notar como la ciudad, con sus personajes, su cultura y su atmósfera influyó en las obras de Berruguete.

En la segunda sección, nos movemos en vez a Roma donde encontramos Pedro Manchuca. El artista originario de Toledo contribuyó con sus tablas para el taller de Raffaello Sanzio, entre los ’10 y los ’20 años del siglo XVI. Pero trajo su influencia también de un lugar a otro en Italia, entre Milano, Roma y Campania.

En la tercera sección se exponen las esculturas de Bartolomé Ordóñez y Diego de Silóe, producidas por ambos durante su estancia en Nápoles en los años ’20. Son obras en las que hay un claro reflejo de la ambientación partenopea, gracias a las obras de nuestros Domenico Napolitano y Girolamo Santacroce.

Por fin, en la última sección se presentan las obras de los artistas ibéricos una vez de vuelta en patria. Entre Valladolid, Granada y Toledo se hace de hecho aún más evidente la herencia del viaje en Italia que permanece desde entonces estampado y evidente en su estilo y lenguaje.

Compra billetes en línea