Descubriendo los lugares del Brunello

brunello

Uno de los más famosos vinos italianos, el Brunello di Montalcino, viene de una de las zonas más bellas de la Toscana, la Val d'Orcia. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004 – título bien merecido – la Val d’Orcia es una región caracterizada por colinas suaves, hileras de vides a pérdida de vista y pequeños pueblos pintorescos. A todo esto hay que añadir – com hemos dicho – uno de los mejores vinos del mundo, el Brunello di Montalcino.

Unas vacaciones en estas tierras regenera el espíritu y el cuerpo en cada temporada. Ustedes pueden elegir entre un hotel en un pueblo pintoresco o una casa rural en el centro de las Crete Senesi, o buscar alojamiento en Siena – a unos 45 minutos en coche – y desde allí empezar a descubrir los alrededores.

Elegante y precioso el Brunello di Montalcino es un vino tinto noble así como el primer vino italiano en haber obtenido la Denominación de Origen Controlada y Garantizada DOCG. Este vino es de color rojo rubí, casi granate, tiene una fragancia única, intensa y persistente con notas de sotobosque, madera aromática, frutos pequeños y vainilla. También se caracteriza por un sabor seco, caliente, un poco de tanino y un largo aroma. El Brunello di Montalcino también es un vino que mejora con los años. De hecho debe mantenerse un mínimo de dos años en barricas de roble y luego en botella antes de ser introducido en el mercado. Puede llevar el nombre de Reserva sólo si sometido a un período de envejecimiento por lo menos de cinco años, con al menos tres años de envejecimiento en barricas de roble y seis meses en botella. El envejecimiento del Brunello puede durar aún más allá de 20 años.

En cocina el Brunello di Montalcino DOCG va bien con guisos, braseados, carnes rojas, carnes a la parrilla y caza, sino también quesos maduros. Es un vino que se dice adecuado para la meditación o la relajación, debe ser servido en copas de cristal tan grandes que permiten así de disfrutar lo mejor de su aroma armonioso.

Gracias al clima caliente y agradable, la zona alrededor de Montalcino es perfecta para el cultivo de las uvas Sangiovese, aquellas que aquí son llamadas Brunello. En esta zona se pueden encontrar alrededor de 200 productores de vino, la mayoría de los cuales trabajan en una empresa familiar.

Recomendamos fuertemente de explorar la mayor parte de este territorio con un buen recorrido de degustación en algunas de estas empresas, bodegas o bares de vino para no perderse lo mejor que este territorio tiene para ofrecer. Durante estas visitas se puede también hablar con las personas implicadas directamente en la producción de vino, degustar los vinos y los otros productos comprandoles directamente del fabricante.

El pueblo de Montalcino todavía está rodeado por antiguas murallas medievales y se caracteriza por una arquitectura original de estilo sienés. Desde la cima de la colina domina la pentagonal Fortaleza de Montalcino con sus poderosas torres de vigilancia de la ubicación estratégica en el territorio – y una vista impresionante de 360° en el valle circundante.

Entre las cosas que ver el Museo Cívico Diocesano de Arte Sacro, el Ayuntamiento, y algunos kilómetros más al sur, la Abadía de Sant’Antimo. Luego no se pueden perder una visita al pintoresco pueblo de Pienza y a la extraordinaria Siena, rica en arte y cultura. ¡Una estancia en Toscana, entre la Val d'Orcia y las Crete Senesi, tiene mucho que ofecer en términos de paisaje, cultura, comida y vino!