Vivir la historia en Florencia

Vivir la historia en Florencia

721381139229

Permanecer en Florencia rodeados de historia y arte es la mejor manera de disfrutar al máximo de esta increíble ciudad. La “cuna del Renacimiento” de hecho ofrece la oportunidad de alojarse en algunas de las más bellas residencias históricas de la ciudad para experimentar la más auténtica atmósfera florentina.

Muchas de estas casas históricas se encuentran en los edificios históricos más elegantes de la ciudad, en el centro y cerca de todos los tesoros artísticos florentinos. Amuebladas y renovadas con el máximo cuidado y atención al detalle, ellas son un placer para los ojos gracias a los muebles antiguos, techos con frescos, tejidos preciosos y materiales del artesanado toscano.

Una permanencia de este tipo es perfecta para los que quieren vivir la ciudad sintiendose mucho más que un simple turista. Las residencias históricas de hecho son parte de un nuevo concepto de hospitalidad, pulcra y elegante. Así que villas y palacios históricos pertenecientes a antiguas familias nobles abren sus puertas para una hospitalidad mágica y un viaje que va más allá de todas las expectativas, entre el encanto del arte y de la historia, donde la belleza no conoce el tiempo.

La residencia antigua In Piazza della Signoria, por ejemplo, es un lugar para filmar con vistas a una de las plazas más bellas de Italia en una fusión de historia y gusto en un contexto realmente de otra época. Está situada justo en la plaza más céntrica de la ciudad y cuenta con diez habitaciones amplias y luminosas, diferentes una de otra, con muebles antiguos, algunas con vistas a la espléndida Plaza de la Signoria. Todas llevan el nombre de conocidos personajes florentinos y llevan sus rastros, pero también están equipadas con todas las comodidades modernas.

Otra residencia de época es aquella de Palazzo Galletti, a pocos pasos de la Catedral y de la iglesia de Santa Croce. Aquí entrando tenemos de inmediato la sensación de estar en un ambiente particular, exquisitamente privado que ofrece una mezcla de combinaciones originales: el antiguo altar que sirve como un mostrador, el sofá de design, las esculturas chinas que aparecen de los nichos. La residencia combina de hecho el estilo neoclásico de la estructura con obras de arte étnico de todo el mundo, creando un ambiente sofisticado y elegante. En el interior hay exposiciones organizadas regularmente de arte contemporáneo. Los clientes entonces tienen la posibilidad de admirar obras de arte prestigiosas expuestas en sus habitaciones, de conocer personalmente a los artistas y poder comprar sus obras.

Palazzo Niccolini al Duomo está situado en el corazón del centro histórico de Florencia, en la plaza del Duomo, a sólo 30 metros de la Cúpula de Brunelleschi, en el centro de la "zona comercial" y no muy lejos de los principales monumentos y museos. La residencia ha sido completamente renovada, dejando todavía intacta la atmósfera y el encanto del tiempo pasado. Amplios espacios, techos altos y decorados, preciosos frescos y muebles de gran valor son las principales características de esta residencia. El edificio ha sido propiedad de la familia Naldini de la primera mitad de 1500 hasta 1879 cuando el último descendiente, Cristina Naldini, se casó con el Marqués Eugenio Niccolini de Camugliano. La familia Niccolini habita el palacio desde hace cuatro generaciones y los propietarios actuales, Filippo y Ginevra Niccolini de Camugliano, se encargan personalmente de todos los detalles de la residencia, por lo que los clientes pueden disfrutar de un tratamiento igual al de un hotel de lujo.

A pocos pasos de la Catedral, en el centro de la zona más antigua y artísticamente rica de Florencia, Palazzo Tolomei recibe a sus huéspedes con la atmósfera única de un lugar que ha permanecido inalterado durante siglos. Los apartamentos, las habitaciones y las salas de hecho conservan el encanto de vivir inmersos en la belleza y el arte. No hay rincón del palacio que no recuerda la extraordinaria riqueza de la Florencia renacentista, con sus preciosos frescos, estatuas y estucos. En particular hay que destacar los salones, comisionados para el matrimonio del rico orfebre Leon Battista Del Chiaro con la noble Maria Ugolini que tienen frescos de Giuseppe Nicola Nasini y Alessandro Gherardini.

Un salto atrás en la historia florentina, la más densa de arte y belleza, pero con todas las comodidades modernas y las comodidades de una ciudad llena de recursos y cosmopolita como la Florencia de hoy.