Memling, el Renacimiento Flamenco en las Caballerizas del Quirinal en Roma

Memling, el Renacimiento Flamenco en las Caballerizas del Quirinal en Roma

821414496165

Una ambiciosa iniciativa está en curso en las Caballerizas del Quirinal en Roma, donde por primera vez hasta el 18 de Enero de 2015, el público italiano tendrá la oportunidad de descubrir Hans Memling, el artista que n la segunda mitad del siglo XV se convirtió en el pintor más importante de Bruges, el corazón financiero de Flandes y el mayor centro de producción de arte flamenco y que influyó en muchos de los maestros del arte italiano, como Leonardo y Rafael.

Memling fue asistente de Rogier van der Weyden hasta 1464, el año de la muerte de este último. Entre uno de los primeros importantes encargos recibidos por el artista, hay comisiones importantes como aquellas del abad Jan Crabbe de la Abadía de Ter Duinen, del obispo Ferry de Clugny o de Angelo Tani, representante del Banco dei Medici en Bruges. Fue Angelo Tani a crear conciencia de Memling en Tommaso Portinari que lo encargó de realizar un tríptico devocional y una Pasión de Cristo. En ese momento Memling empezó a ser conocido por otros miembros del círculo de los mercantes italianos de Bruges, convirtiéndose en el más famoso retratista revolucionando el arte del retrato con la introducción de los fondos en sus retratos.

Una exposición individual de ese tipo nunca se había hecho en Italia, po lo que es la primera vez que una exposición pone de relieve las cualidades artísticas de este protagonista del Renacimiento flamenco examinando todos los aspectos de su trabajo. Desde los retablos monumentales hasta los pequeños trípticos portátiles, hasta los famosos retratos, un género perfeccionado por Memling que ejerció una fuerte seducción también en numerosos artistas italianos de principios del siglo XVI.

La exposición también explora las formas de mecenazgo que impulsaron la carrera del artista. Memling de hecho, más de todos sus contemporáneos, se convirtió en el pintor favorito por los mercados y agentes comerciales italianos en Bruges, convirtiéndose automáticamente en el heredero de maestros flamencos como Rogier van der Weyden y Jan Van Eyck. Estos son dos nombres que estaban en la más alta consideración de la nobleza italiana, Memling impresionantemente logró igualarlos en el éxito y en los resultados.

En la exposición se pueden admirar obras maestras de arte religioso de los museos más importantes del mundo, como el Tríptico Pagagnotti, el Tríptico de Jan Crabbe y el monumental Tríptico de la familia Moreel; sino también una magnífica serie de retratos como Retrato de un joven, el Retrato de un hombre y el magnífico Retrato de un hombre con moneda romana. Durante todo el recorrido, la profunda conexión del artista con Italia y con los artistas italianos es muy evidente como es el impacto de sus pinturas en la producción artística local, en Venecia y en Florencia.

Entre las obras maestras expuestas luego se destaca el Tríptico del Juicio Final en el Museo Nacionale de Danzica y realizado para la capilla dedicada a San Michele en la Abadía Fiesolana en Florencia, donde nunca llegó. Sólo ahora, después de casi 600 años la obra más famosa de Memling, toca por primera vez el suelo italiano.